Uncategorised

Aunque en su momento fue una de las artes marciales tradicionales de los guerreros japoneses (samurái), el arco perdió cada vez más su significado militar cuando se introdujeron las armas de fuego en el siglo XVI. En el largo tiempo de paz del período Edo (1603-1868), el tiro con arco basado en habilidades técnicas (kyu-jutsu) se convirtió en un importante ejercicio espiritual del samurái, el "camino del arco" KYU DO (KYU = arco, DO = camino).

La sencilla elegancia del movimiento, la belleza del arco y las flechas, y la dignidad del tirador, ejercen una gran fascinación para muchas personas.

Desde el exterior, el Kyudo parece ser simplemente tiro con arco. Sujetar el arco y apuntar a un objetivo parece un ejercicio de habilidad, pero el Kyudo no es un deporte.

El proceso técnico (las "Siete Coordinaciones") se puede aprender en unas pocas semanas. El dominio cada vez mayor de la forma, su profundización y refinamiento en el arte, abre un emocionante desarrollo de la propia personalidad a lo largo de los años. Con el tiempo, aprendes atención plena, concentración y logras paz interior.

En nuestros dojos, el Kyudo se practica en la escuela "Heki-ryu Bischu Chikurin-ha" según las enseñanzas de la familia Shibata de Kioto / Japón.

El kyudo puede practicarse indistintamente por mujeres y hombres a partir de los ocho años y sin límite de edad. La fuerza física es irrelevante para su práctica.